Origamis de pasta: Cocinados los primeros alimentos interactivos

Servido un plato con los primeros alimentos interactivos, unos origamis de pasta comestibles: se trata de delgadas hojas de almidón y gelatina impresas digitalmente con una estructura particular que, en contacto con agua, se dobla sobre si misma asumiendo instantáneamente la forma deseada, como por ejemplo la de unos macarrones o unos fusilli.

Este tipo de origami de pasta comestible se han fabricado en los laboratorios del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y han sido cocinados por un chef de Boston. Este descubrimiento podría allanar el camino a nuevas maneras de producir alimentos fácilmente empaquetables y transportable con consecuente ahorro de espacio y reducción de costes para la industria alimentaria.

origamis de pasta

Alimentos inspirados en la naturaleza

Inspirado por una bacteria capaz de cambiar de forma dependiendo de la humedad, los ingenieros del MIT han tratado para recrear el mismo efecto con materiales comestibles. Se centraron en gelatina que, en contacto con agua, se hincha, y la han imprimido digitalmente en 3D en láminas delgadas en las que a posteriori han sido grabados dibujos de celulosa: este material actúa como barrera al agua y, regulando el contacto con la gelatina, determina la forma final del origami de pasta.

Gracias a esta técnica, los investigadores han podido replicar estructuras como la de los macarrones, los rigatoni y de unas flores. En colaboración con un chef, también le han añadido sabores incluyendo en la gelatina tinta de calamar y plancton, y han creado incluso unos tallarines que, en agua hirviendo, se dividen y convierten en fideos: alimentos interactivos que los mismos investigadores han probado con mucho gusto.

Diseño de Wang y Yao de los origamis de pasta

En el MIT, Wang y Yao habían estado investigando la respuesta de varios materiales a la humedad. Trabajaban principalmente con una determinada bacteria que puede transformar su forma, encogiéndose y expandiéndose en respuesta a la humedad. Casualmente, esa misma bacteria se usa para fermentar la soja para hacer un plato japonés común conocido como natto. Yao y Wang se preguntaron si otros materiales comestibles podrían diseñarse para cambiar su forma cuando se exponen al agua.

Comenzaron a jugar con la gelatina, una sustancia que se expande naturalmente cuando absorbe agua. La gelatina puede expandirse en diversos grados según su densidad, una característica que el equipo aprovechó para crear sus estructuras transformadoras de forma.

Yao y Wang diseñaron una película plana de dos capas hecha de gelatina de dos densidades diferentes. La capa superior está empaquetada más densamente y, por lo tanto, puede absorber más agua que la inferior. Cuando toda la estructura se sumerge en agua, la capa superior se enrosca sobre la capa inferior, formando un arco que se eleva lentamente.

Los investigadores de este gran proyecto buscaron formas de controlar para saber dónde y en qué grado se dobla la estructura, para poder crear diferentes formas tridimensionales a partir de la hoja de gelatina. Finalmente se decidieron por tiras impresas en 3D de celulosa comestible sobre la capa superior de gelatina. Las tiras de celulosa absorben naturalmente muy poca agua y descubrieron que las tiras podrían actuar como una barrera contra el agua, controlando la cantidad de agua a la que está expuesta la capa superior de gelatina. Al imprimir celulosa en varios patrones sobre gelatina, podían controlar de manera predecible la respuesta de la estructura al agua y las formas que finalmente asumió.

“De esta manera puedes tener programabilidad”, dijo Yao. “En última instancia, comienza a controlar el grado de flexión y la geometría total de la estructura”.

Wang y Yao crearon una serie de formas diferentes a partir de las películas de gelatina, desde configuraciones tipo macaroni y rigatoni, hasta formas que se asemejaban a flores y monturas de caballos.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta